Ginseng, la raíz que cura todo

El Ginseng es un adaptógeno y anabólico que estimula la respuesta inmune y actúa sobre el sistema cardiovascular.

 

Historia

Panax significa panacea o cura todo y deriva de la lengua griega. Ginseng significa hombre- raíz en lengua mandarín o chino antiguo. El ginseng (panax ginseng) pertenece a la familia de las plantas araliáceas, aromáticas y con unas 700 especies que crecen en Asia tropical y subtropical y América. La planta puede tener hasta 60 cm de altura, y se utiliza la raíz, que se recolecta cuando se considera adulta, entre los 4 y 6 años de edad. Es una planta vivaz, que florece en verano, en invierno pierde sus hojas y en primavera la raíz vuelve a brotar. Su hábitat natural son los bosques montañosos de la península de Corea y del interior de China, Manchuria, Nepal y Siberia oriental.

Ayuda en la prevención y reconstitución en casos de fatiga física y psíquica, debilidad, agotamiento, cansancio, falta de concentración y en una convalecencia. Aplicaciones tradicionales son tratamiento de diabetes, impotencia, protección frente a una intoxicación del hígado y frente a trastornos del tracto digestivo como gastritis y úlceras. Aplicaciones de la medicina popular como afecciones hepáticas, enfriamientos, fiebre, tuberculosis, reúma, vómitos en el embarazo, presión sanguínea alta, disnea y trastornos nerviosos.

 

Adaptógeno frente al estrés

El ginseng es una sustancia bastante inocua que vigoriza el organismo de quienes padecen alguna enfermedad y mantiene saludables a quienes disfrutan de ese tesoro incomprendido que es la salud. Y aunque al ginseng se le conoce y utiliza desde hace miles de años, pareciera que fue diseñado exactamente para satisfacer una de las necesidades más apremiantes de la era moderna: combatir los efectos del estrés, Éste es su mayor mérito. Por sí mismo el estrés no mata pero sí puede destruir las vitaminas y hormonas del cuerpo, destrozar los nervios, atrofiar las glándulas de secreción interna, despojarlo de sus vitales proteínas, producirle úlcera gástrica y colitis, favorecer el desarrollo de males cardiovasculares y convertir un organismo joven, saludable y dinámico en un ente enfermo, agotado y prematuramente envejecido

El ginseng se ha utilizado en medicina tradicional de Asia desde hace 5000 años como tónico y reconstituyente. Abundantes estudios recientes ratifican su acción sobre el sistema inmune y cardiovascular además de su conocida actividad adaptógena y sobre el sistema nervioso central.

Se califica al ginseng como planta adaptógena, capaz de estimular la resistencia no específica del organismo a situaciones de sobreesfuerzo, sobre todo debido a los ginsenósidos, cuyas acciones son, en resumen, bloqueo de la analgesia inducida, nootrópica, disminución de la presión sanguínea, anti arrítmica, hemolítica, mejora de la función cardíaca y de la inmunidad celular e inhibición de la agregación plaquetaria.

Por tratarse de un adaptógeno, el efecto del ginseng se nota cuando el equilibrio interno se ve alterado, al estar sometido cierto tiempo a una alteración nerviosa, sufrir una infección o sentirse físicamente agotado. Un cuerpo tratado con ginseng está preparado y se protege mejor contra los trastornos que le afectan desde el exterior, el cuerpo se adapta, el ginseng es un adaptógeno: "Sustancia cuyo efecto se adapta a cada tipo de situación, la misma sustancia actúa de diferente manera según sea la situación y el estado de la persona que lo utilice. Puede aumentar o disminuir la presión sanguínea, provocar una subida o un descenso del nivel de azúcar en sangre, actuar de estimulante o de tranquilizante. Cuando hay valores equilibrados no suele aparecer un efecto inmediato. En cada persona estimula, apoya y mejora las defensas del organismo. El ginseng actúa en diferentes partes de nuestro cuerpo, por su carácter polifacético ayuda a equilibrar estados en los que se ha roto la armonía, normaliza las funciones del organismo y hace posible mejorar determinadas insuficiencias y frenar hiperfunciones".

Al igual que ajo y eleuterococo, el ginseng es una planta somatésica, que mantiene el equilibrio del cuerpo, del cual depende la salud, no estrictamente curativa sino preventiva, que estimula y aumenta las respuestas hormonales del organismo, actúa sobre el cuerpo, donde hace más falta su ayuda. Es un extraordinario adaptógeno, regulador del organismo, que aumenta la resistencia y fortalece los mecanismos de defensa del cuerpo, y restablece el equilibrio y la salud si ha estado desordenado, eleva la capacidad para adaptarse y actúa en caso de necesidad. Son requisitos de un adaptógeno:

1) tener una acción general y no específica y actuar a través de numerosos factores del metabolismo.

2) un efecto tónico, normalizador y regulador.

3) no tener ningún efecto secundario ni provocar alteraciones fisiológicas. Un adaptógeno estimula las glándulas suprarrenales, tonifica el sistema nervioso central, aumenta la producción de anticuerpos, aumenta la resistencia física e incrementa la tolerancia a la glucosa.

 

Acciones en el organismo

En el sistema nervioso central el ginseng actúa como tónico, aumenta la resistencia frente a la fatiga y el estrés, mejora la memoria y tiene un efecto anabolizante. En el aspecto cognitivo tiene un efecto nootrópico que aumenta la síntesis de acetilcolina y el metabolismo de proteínas en el cerebro y las especies reactivas de oxígeno o radicales libres. Tiene actividad vigorizante, con efecto favorable sobre aspectos de la función psicomotora como atención, procesamiento de la información, tiempo de reacción auditiva y funciones sensoriales y motora integradas.

La acción del ginseng se debe sobre todo a sus componentes esteroides, compuestos químicos que actúan como anabólico natural: "Un anabólico es una sustancia que fortalece la salud general del organismo, descompone los alimentos en azúcar y da energía y regula el consumo de energía, lo contrario de un catabólico, por ejemplo la anfetamina que temporalmente proporciona más energía a la persona pero a partir de los nutrientes que ha reservado el cuerpo, gastando sus reservas de energía, en un proceso peligroso si continúa un tiempo prolongado".

Sobre el sistema cardiovascular, el consumo de panax ginseng disminuye el consumo de oxígeno por el miocardio y produce vasodilatación, protege contra el daño en el miocardio
asociado a condiciones de anoxia (oxigenación insuficiente) severa, también tiene acción
frente a arritmias inducidas e infarto de miocardio y disminuye la presión sanguínea al relajar
el músculo liso. Tiene un marcado efecto hipotensor junto con bradicardia (lentitud del
latido cardiaco), aunque dosis elevadas de ginseng causan vasoconstricción en lugar de
vasodilatación
. Se ha comprobado que el ginseng normaliza la presión sanguínea tanto en
estados de híper como de hipotensión, es eficaz en hiperlipidemias, reduce el contenido
sérico y en sangre de colesterol y triglicéridos, aumenta el colesterol-HDL y disminuye la
adhesividad plaquetaria, lo que es útil para tratar afecciones cardiovasculares. También se
podría justificar parcialmente su reputación como afrodisíaco, estudios en pacientes con
disfunción eréctil corroboran la fama del ginseng de aumentar la potencia sexual.

El ginseng no es un remedio que estimule la potencia sexual pero sí ayuda indirectamente pues mitiga los efectos que produce el estrés, relaja, estimula y tonifica el cuerpo, lo que permite tener la mente libre para el amor. No es un afrodisíaco en sentido estricto, ya que no excita el deseo sexual, sino que mejora la capacidad y el funcionamiento genitales.

Con relación al sistema inmunológico,el ginseng estimula la acumulación de neutrófilos y la respuesta inmune, con efectos antitumorales de los polisacáridos del ginseng. Su actividad antiviral puede estar regulada a nivel inmunológico.

En el aparato gastrointestinalel ginseng relaja y ablanda las partes inflamadas y protege ante la úlcera gastroduodenal, al parecer por reducir la capacidad de adhesión y disminuir
así la patogenicidad de la bacteria helicobacter pylori, una de las principales causas de
formación de úlcera gástrica.

La raíz de ginseng es moduladora de procesos metabólicos, incrementa la corticosterona y disminuye el glucógeno sérico y la glucemia en diabetes tipo II, debido a que acelera la
lipogénesis hepática y a que incrementa el almacenamiento de glucógeno. El ginseng ha
demostrado un aumento en la capacidad de trabajo, uno de los índices utilizados para medir
la habilidad de adaptación. Actúa como modulador del eje hipotalámico-hipofisario-adrenal

Uno de los principales efectos observados como detoxificador es su acción antirradicalaria, como captador de radicales libres. Se ha observado también un efecto protector del ginseng frente a hepatotoxicidad inducida por alcohol y fármacos: "El ginseng ejerce un efecto protector frente a los daños causados por la ingestión de alcohol. La disminución de la concentración de alcohol en sangre se debe a una disminución de su absorción a nivel del tracto digestivo".

Respecto a las acciones hematológicas, se ha observado un efecto inhibitorio de la agregación plaquetaria mediante la regulación de los niveles de tromboxanos: El ginseng reduce la coagulación sanguínea y potencia la fibrinolisis. También se ha documentado su acción hemostática y antiinflamatoria.

El recorrido por los estudios realizados en torno al ginseng concluye con las acciones sobre la biosíntesis de ADN y ARN: El extracto de ginseng puede aumentar la biosíntesis de ARN y la incorporación de aminoácidos al núcleo de células renales y hepáticas. También
incrementa la biosíntesis de ADN y de proteínas en la médula ósea, efectos ambos
beneficiosos para el tratamiento de la anemia hemorrágica puesto que se ha confirmado un
aumento en la incorporación de hierro en células sanguíneas.

No conviene asociarlo con medicamentos que contengan hierro pues este mineral interfiere químicamente con los principios activos del ginseng disminuyendo sus efectos.

 

Ginseng, vitaminas y minerales

Puede utilizarse ginseng puro o combinado con vitaminas y minerales, jalea real, polen,
lecitina y otras plantas. Si quiere utilizarse el ginseng como reconstituyente general o para prevenir posibles enfermedades, puede tomarse en forma de preparados en los que aparece combinado con otras sustancias. Si quiere tomarse para recuperarse de una enfermedad grave o prepararse para afrontar mejor una etapa cargada de estrés y de mucho trabajo, lo mejor sería recurrir a ginseng puro y en dosis suficientemente altas. El ginseng combinado con vitaminas es especialmente recomendado en quienes sufren pérdida de memoria y torpeza de entendimiento, astenia, fatiga física y mental, convalecientes de una enfermedad grave o intervención quirúrgica y adictos al alcohol y otras drogas.

Se recomienda tomarlo en ayunas o entre comidas, con agua, miel natural o leche, y no tomar ningún alimento ácido (café, té, frutas, zumos, yogur, vinagre, etc.) una hora antes ni una hora después de haberlo ingerido: "El ginseng es una sustancia alcalina muy sensible que pierde sus efectos con un producto ácido".

Cualquiera puede tomar ginseng, mayor o joven, enfermo o con una salud de roble: "No se conoce ninguna enfermedad incompatible con el ginseng. Existe una excepción: los terapeutas chinos no lo recomiendan a personas demasiado fogosas, iracundas y sobrexcitadas, el ginseng avivaría aún más el fuego. Personas con este carácter suelen tener la presión sanguínea alta, razón por la que suele tomarse la precaución de no recetarlo a personas con la presión sanguínea excesivamente alta. Como la mayoría de las plantas medicinales el ginseng produce su efecto poco a poco, por lo que se recomienda tomar ginseng durante 2 a 3 meses.

No se han observado efectos secundarios nocivos ni síntomas de tolerancia siempre que se tome en las dosis recomendadas, en torno a un gramo al día. Las conclusiones de los estudios toxicológicos realizados sobre el extracto de ginseng coreano confirman que tomado directamente puede ser usado con gran seguridad en una administración a largo plazo. Con todo, afirma que es preferible no administrar ginseng en casos de hipertensión, ansiedad, excitabilidad e insomnio, así como que por tratarse de una planta estimulante no es aconsejable su uso continuado.

Copyright (c) Cuna de Salud 2014