Néctar o miel de Agave, endulzante libre de químicos

El proceso de producción del néctar de agave es muy simple, y está libre de cualquier tipo de enzimas, químicos o sustancias sintéticas. No hay nada que se agregue al procesamiento de las piñas de agave, salvo una pequeña cantidad de agua que se utiliza durante el proceso mecánico de extracción, que facilita la extracción del jugo o néctar de las piñas. Más tarde en el proceso el agua es eliminada por evaporación.

Descripción del proceso:

1) Se cultiva el agave, al que se le retiran las hojas y la raíz en un proceso llamado 'jima'. De esta forma sólo se utiliza el corazón, conocido como 'piña'.

2) Se extrae el jugo de forma mecánica y se filtran las fibras sólidas.

3) Se somete a una hidrólisis o cocinado del jugo para romper las cadenas de inulina y obtener fructosa.

4) Se extrae el exceso de agua por evaporación

5) Se envasa.

 

Beneficios del Néctar de Agave:

1. El néctar de agave orgánico es relativamente suave, NO está procesado químicamente y está libre de aditivos perjudiciales. El néctar de agave contiene fibra que es benéfica y contiene nutrientes como calcio, hierro y vitaminas B y C. El néctar de agave NO contiene aditivos químicos, o ingredientes misteriosos (como decían algunos medios en EEUU). El néctar de agave tiene hasta 80% de azúcares totales contra el 100% del azúcar refinado de caña. Siendo que el dulzor de la fructuosa se percibe antes que la de otros azúcares, se requiere una cantidad menor de néctar para alcanzar el mismo sabor.

 

2. El Agave tiene propiedades benéficas que mantienen una digestión saludable. El agave tiene inulina de forma natural, una forma de fructanos que se encuentran en numerosos vegetales como la cebolla, los espárragos y las alcachofas. Se ha comprobado que los fructanos en el agave ayudan al crecimiento de la flora microbiana en el tracto digestivo. Estudios recientes demuestran que la presencia de fructanos en el tracto intestinal también ayuda a proteger contra la osteoporosis al incrementar la absorción de calcio y magnesio, y puede proteger contra la diabetes y el cáncer de colon.

Las plantas de agave están compuestas por fructanos que NO contienen almidones de ningún tipo, por lo que el néctar de agave es apropiado para dietas libres de gluten. Y así como la miel, el néctar de agave está compuesto por monosacáridos de fructosa y glucosa, que pueden ser absorbidos directamente sin la necesidad de una hidrólisis digestiva*. Esto hace al néctar de agave un endulzante apropiado para quienes sufren de desórdenes digestivos, dónde su habilidad para digerir propiamente los disacáridos como la sacarosa y la lactosa. Cuando las azúcares complejas no pueden ser digeridas apropiadamente, pueden alimentar las bacterias que son dañinas en el tracto gastrointestinal y así producir enfermedades digestivas.

Los disacáridos y polisacáridos deben ser digeridos como azúcares simples a través de una hidrólisis enzimática antes de que puedan ser absorbidos y utilizados por nuestro cuerpo como energía.

3. El néctar de agave tiene un bajo Índice Glucémico (GI por sus siglas en inglés). El azúcar principal en el néctar de agave es la fructuosa, que tiene un GI relativamente bajo. El GI es una medida específica para medir el efecto de corto plazo de los alimentos en el azúcar en sangre. Si bien no es un indicador comprensible por el impacto que a largo plazo pueden tener los alimentos en la salud en general, el GI es una medida importante para diabéticos y para cualquiera que esté interesado en controlar las fluctuaciones a corto plazo del azúcar en sangre.

4. El néctar de agave tiene un sabor suave y es fácil de usar en bebidas, para cocinar y en repostería. El éxito de cualquier dieta depende principalmente en la inclusión de alimentos que sean familiares y que se puedan disfrutar. Comparado a la miel u a otros siropes orgánicos, el néctar tiene un sabor suave, se disuelve bien en líquidos y se adapta fácilmente a las recetas tradicionales.

El néctar de agave es un endulzante ideal para quienes buscan mejorar platillos y postres utilizando alimentos completos e ingredientes orgánicos.

 

Desventajas del néctar de agave:

El néctar de agave orgánico es alrededor de un 56% de fructuosa por peso, por lo que no es apropiado para los individuos que son intolerantes a la fructuosa o para quienes buscan eliminar todo tipo de azúcares de su dieta.

La fructuosa también se tuesta más rápido que otros sacáridos, por lo que en recetas en dónde se sustituye el néctar de agave por azúcar granulada, se debe compensar aplicando menores temperaturas.

 

También es importante destacar que la estructura molecular de la fructuosa cambia cuando se calienta, haciéndola menos dulce. La fructuosa calentada a temperaturas de 60 ° C se convierte a un dulzor similar al azúcar, por lo que las recetas preparadas a bajas temperaturas requieren de una experimentación hasta dar con el punto.

Copyright (c) Cuna de Salud 2014