STEVIA

Es una planta que regula el azúcar en la sangre, que reduce la presión arterial, que regula el aparato digestivo en general, actúa favorablemente en muchas personas con ansiedad, reduce la grasa en personas obesas , es diurética, eliminando kilos de líquidos corporales retenidos, reduce el colesterol y ayuda a quemar los triglicéridos.

La stevia es un pequeño arbusto herbáceo que no suele sobrepasar los 80 cm de alto, de hoja perenne, y de la familia de los crisantemos. Su nombre culto es Stevia Rebaudiana Bertoni, en honor a los dos científicos (Rebaudí y Bertoni) que la estudiaron y clasificaron en primer lugar.

Es originaria de la cordillera de Amambay, entre Paraguay y Brasil, en donde crece de forma espontánea, y ha sido consumida por los indios guaraní durante siglos, mucho antes de la llegada de los españoles a América. Los nativos la llamaban Ka´a He´e, que significa yerba dulce en español. La stevia procede de la misma zona que la yerba mate, que es el té sudamericano, por lo que no es extraño que se utilizara desde tiempo inmemorial para endulzar el mate, y por tanto puede decirse que la stevia es el edulcorante natural más antiguo que se conoce.

La hoja de la stevia es la parte más dulce de la planta y donde residen sus propiedades terapéuticas. Las flores de la stevia son pequeñas y blancas, y no demasiado vistosas. En España suelen aparecer en octubre. Las semillas de esta planta son aquenios muy ligeros que son diseminados por el viento y tienen una capacidad de germinación más bien escasa.

Hoy en día la stevia se cultiva de forma intensiva para la fabricación del único edulcorante seguro, natural, y sin riesgos para la salud. Y también para consumirla como planta medicinal por sus propiedades curativas.

Las personas consumen habitualmente la stevia para endulzar sus infusiones (té, café, roobios, manzanilla, etc.) o sus alimentos en general, como sustituto del azúcar y los edulcorantes artificiales, la stevia aporta cero calorías a nuestra dieta, y es el único endulzante natural totalmente seguro para un consumo habitual y de por vida cuando el azúcar está contraindicado, como es el caso de los diabéticos y de las personas que
siguen una dieta de adelgazamiento prolongada.

Como edulcorante, la stevia puede consumirse de diversas formas: Como hoja seca la stevia es unas 30 veces más dulce que el azúcar, puede usarse en sobrecitos filtrantes como los del té y otras infusiones. En polvo el cual se añade directamente a cualquier alimento o bebida con cuidado ya que su dulzor es superior al del azúcar. En forma de líquido concentrado de color verde oscuro la stevia es casi 70 veces más dulce que el azúcar, y generalmente se usa para endulzar la leche, las infusiones o en recetas de repostería.

Cada día más personas consumen stevia como planta medicinal para paliar su dolencia

La stevia aporta una acción hipoglucemia a las personas que padecen diabetes tipo 2, no dependientes de la insulina. La stevia actúa sobre las células beta del páncreas estimulando la producción de insulina de forma natural.

La stevia es beneficiosa para las personas hipertensas. La stevia actúa como hipotensor y cardiotónico, es decir, regula la tensión arterial y los latidos del corazón. La stevia es también vasodilatadora.

La stevia es un poderoso antioxidante unas 7 veces más potente que el té verde.

La stevia es bactericida y se utiliza en dentífricos y chicles para prevenir la caries dental por su acción antibiótica contra la placa bacteriana.

La stevia combate ciertos hongos, como el Cándida Albicans, que causa vaginitis.

La stevia es un diurético suave que ayuda a disminuir los niveles de ácido úrico.

La stevia tiene efectos beneficiosos en la absorción de las grasas, es antiácido y facilita la digestión.

La stevia contrarresta la fatiga y los estados de ansiedad.

Mejora la resistencia frente a gripes y resfriados.

Es cicatrizante y bactericida en aplicaciones contra quemaduras, heridas, etc.

Té con Stevia, se deben añadir 2 o 3 hojitas secas de Stevia a 1 taza de agua. Si se emplea agua a temperatura ambiente, se deja reposar durante 4 horas. Si se usa agua caliente, se deja reposar sólo unos minutos, en función de la intensidad de sabor deseada. También se puede emplear agua a temperatura ambiente y colocar el recipiente al sol, para dejarla infusionar durante 2 horas. Se le puede añadir menta, jengibre, limón u otras hierbas al gusto.

Para hacer concentrado casero líquido de stevia, se debe poner una taza de agua caliente en una jarra de cristal y un cuarto de polvo de hojas de Stevia. Se deja reposar de 8 a 12 horas y se repite el proceso hasta que el líquido alcance el dulzor deseado. Se cuela a través de un paño de hilo o un colador de tela y se conserva refrigerado. Parte del concentrado preparado se puede guardar en una botellita con cuentagotas para un uso más práctico. Una cucharita de este endulzante sustituiría aproximadamente una taza de azúcar. Tanto el té de Stevia como el concentrado se podrían usar para endulzar yogures, cremas, nata, refrescos caseros y batidos.

Se puede hacer un extracto acuoso de hojas frescas o secas. Simplemente se combina una proporción medida de hojas de stevia o polvo de la planta con alcohol puro (también se puede utilizar brandy o whisky) y se deja reposar la mezcla durante 24 horas. Se filtra el líquido (por ejemplo usando un filtro de café) y se diluye con agua al gusto. Para eliminar el contenido de alcohol se puede calentar la mezcla para permitir que el alcohol se evapore. Se puede preparar de forma similar un extracto de agua pero este no extraerá tantos componentes como el primero. Cada uno de estos extractos se puede concentrar con calor y dar lugar a un sirope.

Finalmente, para usar como condimento, La stevia deshidratada y molida conserva su sabor por varios meses y sería muy útil para condimentar verduras, carnes, cereales y ensaladas, pues mejora el sabor y el valor nutritivo de estos alimentos.




Copyright (c) Cuna de Salud 2014