Espirulina, un superalimento

La espirulina (Spirulina maxima) es una alga unicelular que tiene forma de espiral (de ahí su nombre), y es de color azul verdoso por la presencia de clorofila que le da el color verde y de ficocianina, pigmento que le da el color azulado.

La espirulina es un superalimento que ofrece proteínas más digeribles que las de la carne de vacuno y contiene una sorprendente variedad de elementos nutritivos: vitaminas, macrominerales, minerales, ácidos grasos esenciales, proteínas, ácidos nucleicos (ADN y ARN), clorofila, y una amplia gama de fitoquímicos.

 

La espirulina puede que no sea un plato básico en los menús de los restaurantes, pero muchas personas suplementan su dieta con ella pues saben de sus numerosos beneficios debido a la amplia gama de vitaminas y minerales esenciales que posee.

 

La espirulina es un suplemento dietético ideal anti-envejecimiento gracias a su valor nutritivo concentrado, a que es fácil de digerir y a que contiene antioxidantes como el beta caroteno, que es bueno para la salud de los ojos y la visión.

 

Esta alga microscópica constituye un complemento alimentario de calidad rico en hierro asimilable que contiene más beta-caroteno, hierro, vitamina B12 y ácido gama linoleico que cualquier otro alimento. Contiene además vitamina E, calcio, fósforo y magnesio.

Es baja en grasas saturadas, a diferencia de otros alimentos con alto valor nutricional, como los lácteos y las carnes, y aporta ácidos grasos esenciales, que no pueden hallarse en la carne, huevo y lácteos. También es baja en calorías.

La espirulina es especialmente eficaz en casos de anemia, desmineralización y agotamiento. Ayuda a recuperar la forma física, la energía y la vitalidad y a desintoxicar el organismo.

La espirulina es fuente de vitamina B-12, esencial para la salud de los nervios y tejidos, especialmente para los vegetarianos.

La espirulina es rica en hierro es más fácil de absorber que otros suplementos dietéticos. El hierro es esencial para construir un sistema inmunitario fuerte, y es la deficiencia mineral más común.

La espirulina es también un potente regenerador de la flora intestinal y es un poderoso activador de los mecanismos celulares de desintoxicación. Nutre y protege al hígado y riñones.

La espirulina puede ser comprada en tableta o en polvo. La dosis recomendada de espirulina es 3 a 4 gramos repartidos entre las principales comidas.

La espirulina es un alimento y no un medicamento y no tiene contraindicaciones graves conocidas tomada en la dosis adecuada.

Noobstante en algunas personas puede tener alguno de los siguientes efectos secundarios:

- Sed y estreñimiento. Después de tomar un gran volumen de espirulina es conveniente tomar medio litro más de agua al día para ayudar a nuestro cuerpo a absorberla.

- Un poco de fiebre, debido a la necesidad del cuerpo al quemar la proteína extra del alga

- Ligero mareo. Si esto ocurre, tomar menos producto. Si el síntoma no mejora deja de tomar spirulina y consulta a algún médico o naturopata cualificado.

- Dolor de estómago.

- Ligera picazón o erupción en la piel.

 

Debes procurar adquirir espirulina de calidad que haya sido cultivada en ecosistemas puros, ya que las algas tienen una capacidad importante para absorber todo lo que hay en los medios en los que crece, especialmente metales pesados.

Mujeres embarazadas y niños pequeños deben consultar antes con un profesional cualificado de la salud si deciden consumirla.

Copyright (c) Cuna de Salud 2014