Clorofila, antioxidante y regenerador celular

La clorofila es el pigmento de las verduras y hortalizas que les da el color verde.

Las espinacas son las verduras que mayor contenido de clorofila disponen, junto con las acelgas, con una cantidad aproximada de 1-2 gr. por cada Kg. de hojas. Estas cantidades de clorofila sólo son superadas por ciertas algas, como la chorella, alimento conocido más rico en clorofila, con 30gr. /Kg. o como la espirulina con 7,5 gr. /Kg.

La estructura química de la clorofila es similar a la de la hemoglobina de la sangre. Ambas disponen de anillos de porfirina aunque el elemento central en la clorofila es un átomo de magnesio mientras que en el grupo hemo lo es un átomo de hierro.

La clorofila destaca como sustancia anti-oxidante, por su potencial anti-cancerígeno, por su capacidad oxigenadora celular, tónica y regeneradora y como desodorizante.

Como sustancia anti-oxidante, la clorofila es uno de los mejores neutralizadores de los efectos negativos de los radicales libres en el organismo. Previene la degeneración celular y orgánica, siendo utilizada como terapia anti-envejecimiento.

La clorofila y la clorofilina, uno de sus compuestos derivados, son consideradas sustancias anti carcinogénicasy antimutagénicas. Además de combatir radicales libres, protegen contra ciertas toxinas celulares (nitrosa minas, aflatoxinas e hidrocarburos), inhiben el crecimiento celular tumoral (carcinogénesis) y pueden mejorar los efectos secundarios de algunos fármacos.

Su estructura química similar a la hemoglobina apoya la síntesis y reaprovechamiento de la hemoglobina degrada, que es almacenada en los glóbulos rojos encargados de la oxigenación de las células. El oxígeno es necesario para un correcto funcionamiento celular a nivel energético.

Equilibra de forma eficiente el metabolismo celular, apoyando la regeneración celular y siendo un compuesto tónico, que aporta energía y vigor.

Se recomienda su uso en anemias, pérdidas de sangre,… y en casos de debilidad, astenia e intoxicaciones.

La clorofila apoya los sistemas desintoxicativos corporales (desintoxicación hepática, intestinal, renal y transpiración) por lo que eficaz para neutralizar el mal olor corporal, ejerciendo una función desodorizante.

Ayuda a eliminar los olores provocados por la transpiración siendo adecuada en el tratamiento de mal olor de pies, de axilas y genitales. Elimina problemas de mal aliento (ocasionados por el tabaco, bebidas alcohólicas y alimentos) y el fuerte olor urinario y fecal.

La clorofila dispone de una acción destacada sobre los sistemas cardio-circulatorio, digestivo y apoya la función desintoxicativa hepática y renal.

Ayuda a varios niveles al sistema cardio-circulatorio. Por su función anti-oxidante, protege venas y arterias impidiendo la formación de placas en las arterias (causantes de la arteriosclerosis), reduciendo el colesterol y protege al corazón en su trabajo muscular de bombeo de sangre.

La clorofilina, por si sola, disminuye de forma significativa el colesterol y triglicéridos séricos.

Apoya la síntesis de hemoglobina y la renovación de los glóbulos rojos.

Balancea los niveles de glucosa en sangre (siendo una ayuda en casos de diabetes), relacionado con la aparición de daño en la pared vascular y la arterioesclerosis.

Apoya las funciones del sistema digestivo, mejorando la absorción de nutrientes y minerales en el intestino, combatiendo el estreñimiento y facilita la función desintoxicativa intestinal. Facilita la regeneración del epitelio intestinal y su contenido en fibra ayuda a evitar la absorción del exceso de colesterol de la dieta.

Por su acción energética, regenerativa y anti-oxidante, apoya la función desintoxicativa hepática. Es adecuada en sobrecargas hepáticas, transaminasas elevadas y problemas de digestiones pesadas. Ayuda al hígado a tener una función eficiente.

Copyright (c) Cuna de Salud 2014