Manos cuidadas e impecables

Unas manos y uñas cuidadas están directamente relacionadas con un aspecto cuidado.

Después del cutis, la piel de nuestras manos es una de las zonas más perjudicadas por las agresiones climáticas externas. Durante el día, quedan expuestas a agentes exteriores especialmente intensos como pueden ser el calor, el frío y el desgaste mecánico.

     

Además, la piel es especialmente sensible y pierde rápidamente su elasticidad. La única solución efectiva es hidratarlas y nutrirlas correctamente para reforzar su capacidad de defensa frente al viento y las inclemencias del tiempo.

Si eres deportista tus manos necesitan cuidado extra, de lo contrario su piel paga las consecuencias.

¿Las notas ásperas, secas y estropeadas? Estos son los primeros síntomas que te indican que no lo estás haciendo bien. Si no actúas rápidamente, el problema acaba siendo mayor pues aparecerán grietas y rozaduras que te molestarán durante los entrenamientos. Si practicas deportes de invierno, no olvides aplicar crema en tus manos antes de ponerte los guantes, de este modo las protegerás durante la jornada.

Es conveniente acostumbrarse a hidratar las manos por la mañana después de la ducha para protegerlas durante el día y por la noche antes de acostarse, para regenerarlas de los posibles daños causados durante la jornada.

Copyright (c) Cuna de Salud 2014