Babybio: sólo lo esencial

Especialista en alimentación infantil biológica, Babybio ofrece recetas sabrosas, basadas en recomendaciones pediátricas, elaboradas a partir de ingredientes biológicos de alta calidad, sin azúcares, sal ni espesantes añadidos.
Nuestros productos están elaborados eliminando los principales alérgenos reconocidos (kiwi, apio, etc.) y, en la medida de lo posible, sin leche, gluten ni huevo.

Algunas nociones de nutrición infantil

Antes del nacimiento del bebé, la alimentación influye en el desarrollo del feto y la buena salud de la madre.

Desde su nacimiento, la alimentación es vital para el desarrollo del bebe.
En los primeros meses, la leche es el único alimento adaptado al incipiente sistema digestivo de su bebé.
La leche materna es, para el bebé, el alimento ideal y privilegiado. Sin embargo, si no puede o no desea darle el pecho, su médico le aconsejará una leche infantil.

A partir de los cuatro meses puede proceder a la diversificación alimentaria, una etapa fundamental tanto para el desarrollo de bebé como para su educación gustativa.
Una correcta diversificación es una forma de prevención contra algunas enfermedades en la edad adulta, como la obesidad. Es por ello que los tarritos Babybio no contienen azúcar ni sal añadida. Durante este periodo, el alimento esencial sigue siendo la leche, pero el sistema digestivo del bebé está suficientemente desarrollado para absorber otros alimentos.

Hacia los 5 meses, el bebé puede ingerir alimentos semi-sólidos ya que los movimientos de su lengua empiezan a ser más coordinados y, a partir de los 6 meses, el bebé empieza a masticar aún sin tener dientes.

Poco a poco, podrá ofrecerle nuevos sabores y nuevas texturas. No debe forzarlo, la introducción de un nuevo alimento no se logra en un día sino que debe prolongarse en el tiempo.
Una vez realizada la diversificación alimentaria, se recomienda utilizar Babybio 2a edad.

A partir de los 8 meses, se aguanta en posición sentada. Aparecen sus primeros dientes y el bebé ya puede ingerir trozos muy pequeños de alimentos triturados.
La alimentación se diversifica cada vez más y las texturas evolucionan progresivamente hacia alimentos más sólidos. Mezclados al principio, a continuación puede aplastar los alimentos y, más adelante, cortarlos en trozos para acostumbrar al niño a masticar.

Preste atención a las reacciones del bebé para detectar posibles alergias alimentarias.
En caso de duda, consulte a su médico.

Babybio evita los alérgenos más conocidos, como el kiwi o el apio, y se esfuerza por ofrecer recetas sin leche, sin gluten y sin huevo para que cada bebé, en función de sus predisposiciones alérgicas, pueda disfrutar de una alimentación sabrosa y nutricionalmente adaptada a sus necesidades.

Una alimentación sana y diversificada aporta al Bebé los distintos nutrientes que necesita.


¿Qué interés tiene el bio para el bebé?

El lactante es muy frágil frente a las toxinas, ya que su organismo inmaduro es incapaz de filtrarlas.
Ante dicha fragilidad, la normativa infantil fija exigencias en términos de composición. Los productos infantiles biológicos deben respetar esta normativa y son sometidos a los mismos controles que los productos convencionales.
Además, los productos biológicos están sujetos a una legislación adicional relativa al modo de producción agrícola y a la crianza de los animales. Así, el modo de producción biológica privilegia el uso de abonos naturales.

Asimismo, los animales se alimentan con forrajes biológicos, disfrutan de aire libre y son tratados con productos homeopáticos y fitoterapéuticos (extractos de plantas, etc.).
Están prohibidos los tratamientos preventivos con antibióticos.

La agricultura biológica es, pues, el medio más natural para evitar la ingestión de toxinas y pesticidas, a los que el organismo del bebé es muy sensible.
Además, está prohibida la utilización de OGM (Organismos Genéticamente Modificados).
Por otra parte, dado que el modo de agricultura biológica es respetuoso del medio-ambiente, no es preciso refinar las materias primas para eliminar los contaminantes, lo que permite conservar toda su riqueza nutricional (vitaminas y minerales). Finalmente, los productos biológicos se elaboran respetando el medio ambiente y los animales, preservando así el futuro del bebé.

Copyright (c) Cuna de Salud 2014